“INDOCUMENTADOS, UNA SERIA AMENAZA”

Recientemente el presidente de los Estados Unidos de Norte América, amenazó –una más- a nuestro país, con subir los aranceles a los productos mexicanos que se exportan a aquel país, subiendo la tasa de cinco en cinco mensual hasta llegar a 25, si México no detiene la invasión de indocumentados que desean entrar al país del norte.

Si bien he estado en contra del muro tan anunciado, esta vez le doy la razón a Trump al no querer que su país sea invadido por miles de centroamericanos, cubanos y africanos, a los que el gobierno mexicano le abrió la puerta de la frontera sur y permitir que esas caravanas de migrantes transiten por nuestro territorio libremente con miras a llegar al Río Bravo e introducirse ilegalmente a los Estados Unidos.

Hemos de tomar en cuenta que esos migrantes entraron de manera ilegal, que no ha habido un control estricto de las autoridades de migración, que han afectado la paz pública a su paso por pueblos y ciudades, que exigen servicios médicos, alimentos, albergues y particularmente los cubanos reclaman y exigen mejor trato y se han escapado de los albergues. Que entre esa bandada, llegan familias con niños que requieren atención especializada, pero también se han entrado malandrines, maras salvatruchas, delincuentes que vienen huyendo de la justicia en sus países y a los que incluso el gobierno les está ofreciendo apoyo económico y promesas de trabajo y vivienda, cuando existen millones de mexicanos sin casa y sin trabajo y más ahora con los despidos masivos de las oficinas de gobierno.

Gente a la que no le interesa estar en nuestro país, que su objetivo es llegar a Estados Unidos y que allá están previendo y viendo el gran peligro que esa gente implica para su nación. De igual manera son un peligro para nosotros, han invadido las ciudades pidiendo limosnas y algunos hasta se molestan si no les dan, que no tienen oportunidad de que les den empleo pues quien se arriesga a meter a su casa o negocio a gente desconocida de las que no se sabe que mañas tienen. Algunas personas defensoras apasionadas de la 4T han comentado que es cuestión de humanidad y que se puede hacer; pues por principio no son perseguidos políticos, salen porque en su país hay inseguridad, carestía, falta de empleo y delincuencia, o sea que es lo mismo  de lo que estamos padeciendo los mexicanos, que son otras bocas que mantener y a los que hay que dar medicamentos que en el sector salud escasean y que al no poder pasar la frontera y no tener oportunidades aquí, engrosaran las filas de la delincuencia. ¡Que se puede hacer?, lo que debió hacerse desde el primer momento y con los primeros grupos, regresarlos a sus países de origen y no arriesgar al país a sufrir un descalabro más en la economía, en la producción industrial, agropecuaria, a la inflación, aumento en costo de energéticos y carestía total. Y esos memes que invitan a no comprar productos de empresas gringas, no pongan en riesgo el empleo de los mexicanos que ahí laboran y que son miles.