JESUS REYES HEROLES

“El respeto y convivencia pacífica en la Ley, son bases para el desarrollo, las libertades y posibilidades de progreso social. En cambio, la intolerancia absoluta sería el camino seguro para volver al México bronco y violento”. Si eso sucediera, lo aprovecharían quienes pretenden un endurecimiento del Gobierno, exponiéndonos al fácil rompimiento del orden estatal y del orden político nacional”.

Jesús Reyes Heroles

(1921-1985)

 

Los últimos ideólogos del PRI fueron sin duda: Luis Donaldo Colosio Murrieta, José Francisco Ruiz Massieu y Don Jesús Reyes Heroles. Y al celebrarse el día 3 de abril del presente el 98 aniversario de Don Jesús,  me permito escribir estas líneas para dedicárselas al ilustre veracruzano –tuxpeño de nacimiento—a quien se le identificado como hombre de grandes alcances en la visión del Estado mexicano,  que le dio un invaluable sentido humanista a su vida y principalmente a la política y que fue poseedor de grandes  ideales, que defendió hasta  su muerte.

Don Jesús nace un 3 de abril de 1921, en el puerto de Tuxpan, Veracruz, México.  Sus padres fueron Jesús Reyes y Juana Heroles. Su educación inicial y media tuvo lugar en su ciudad natal, y posteriormente reside y estudia en Tampico, Tamps., San Luis Potosí y la capital del país.

Se recibió como Licenciado en Derecho con mención honorifica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y realizó  sus posgrados en Argentina en las universidades de Buenos Aires y La Plata. Fue miembro del personal Académico  de la UNAM y del Instituto Politécnico Nacional (IPN), además de haber destacado como excelente político y funcionario público. Fallece un 19 de marzo de 1985.

Pero para conocer a Reyes Heroles, hay que describir sus pensamientos expresados en diferentes facetas de su vida y personalidad:

  1. Su visión humanista

 

Con gran experiencia en los ámbitos académicos, sociales, políticos y gubernamentales, Don Jesús, fue autocalificado como un intelectual de la política y reconstructor de la sociedad, pues en todas sus pensamientos y actos, puso como punto central al ser humano, definiéndose como un “humanista-sociorevolucionario”, teniendo su base en : “la idea del hombre, como libertad y como justicia en la sociedad”[1];  La libertad, para Jesús Reyes Heroles, era el resultado o consecuencia de ese tipo de humanismo, puesto que exigía el debilitamiento de la desigualdad y el fortalecimiento de la democracia[2]: “el hombre alude al concepto de libertad, no en singular sino en plural, como un conjunto de libertades fundamentales, agrupadas en espirituales y políticas. Estas libertades serán una realidad, siempre y cuando exista justicia social; en otras palabras, a todo hombre libre corresponde una sociedad justa; y, a la inversa, a toda sociedad justa corresponden hombres libres y solidarios”…“un humanismo de esta naturaleza requiere de instituciones e instrumentos que lo formen, cultiven e impulsen”. (Reyes, 1975: 351)[3]

  1. El compromiso político del servidor público ) y hombre de Estado

Ese Estado en el que pensaba Reyes Heroles, estaba vinculado a la cooperación y la consciencia social: “el Estado no es coacción, ni fuerza ni buenos deseos; ni solo derecho ni exclusivamente dominio: es acción integradora para la cooperación social”. .. “No se puede ser administrador al servicio del Estado o ser empresario público si no se está comprometido con los fines políticos del Estado, al que se sirve. El administrador, el que tiene bajo a su responsabilidad hombres, recursos financieros y materiales para lograr un objetivo determinado, debe tener compromiso serio con el gobierno y la sociedad a la que sirve. Si no está de acuerdo, debe renunciar”. [4]

  1. Como reformador de la vida política del país

Como titular de la Secretaria de Gobernación, impulsó en 1977, la gran reforma electoral de fines de siglo, que impactó al sistema de partidos y a la democracia nacional: “se abrirá la política a minorías”… “más vale que tengamos a los opositores en las cámaras que en las calles; en los debates públicos, que en las cárceles”. Habrá de reformarse la Ley y ensanchar al complicado mosaico ideológico y las posibilidades de representación política en el Poder Legislativo”…“Las minorías deberán renunciar a métodos violentos e ilegales y las mayorías, se comprometerán a “no constreñir” a los partidos de oposición, que serán reconocidos”. “Recordemos que,  lo que resiste apoya”.

  1. El compromiso como hombre de partido

Y esa posición la expresó en su oportunidad como Presidente del PRI Nacional, en su VII asamblea Nacional: “Nuestra meta (como partido) no es impulsar una sociedad estatizada; es un Estado social y una sociedad integrada por individuos libres en pleno uso de sus derechos”… “ni más sociedad para que haya menos Estado y vida personal; ni mas Estado  para que haya menos sociedad y menos individuo. Individuo, sociedad y Estado tienen ámbitos de acción característicos y no es posible levantar una colectividad armónica, sin respetar el papel que a cada una de estas entidades concierne. [5]

  1. Reformador del Sistema Educativo Nacional

Como Secretario de Educación, estableció  una relación dialéctica entre la educación y la historia nacional: “En México partimos de una concepción histórica de la educación, pues nuestra historia nos da lo fundamental de su contenido, e igualmente partimos de una concepción educativa de la historia, dado que ésta es principio de enseñanza, de medio para educar” (Reyes, 1985a: 60). “La educación es el desarrollo formativo que nos permite asumir como propios los valores que la nación ha escogido para sí”.

Educación, para cumplir con nuestros compromisos respecto a los valores fundamentales de los mexicanos; educación para fortalecer y acendrar nuestro nacionalismo y fortalecer así nuestra independencia”  (Reyes, 1999h: 389). “Aún en una sociedad que anda mal se puede tener una buena escuela que influya para mejorar esa sociedad y enfrentar la problemática nacional. “La enseñanza es una de las tareas espirituales más importantes para el hombre”. “Una buena educación conduce a la autoeducación” (Ibíd. 406 y 408).

  1. Pensó en los jóvenes y en el mexicano del futuro

Se es joven, si se está lejos de la docilidad y el servilismo, si se cree en la solidaridad y en la fraternidad. Se es joven, cuando nunca se admite la vida acabada, cumplida; cuando nunca se cree estar ante algo perfecto; cuando se quiere transformar y no conservar; cuando se tiene la voluntad de hacer y no de poseer; cuando se ve siempre hacia adelante; cuando la rebeldía frente a lo indeseable no ha terminado; cuando se mantiene el anhelo por el futuro y se cree todo lo posible. Cuando todo eso se posee, se pueden tener mil años y ser joven”

Y al mexicano del futuro  lo dibujó de esta manera: “un ciudadano mexicano que tenga la identidad nacional, que tenga una tabla de valores o una axiología precisa, liberado de todos los métodos enajenantes que existen en la actualidad que estamos sufriendo, padeciendo; que crea en los valores nacionales y en sí mismo” (Ibíd.: 410).

Pero fueron sin duda fueron  las frases cortas y  “dichos” de Reyes Heroles, las que describieron  su sencillez e inteligencia mordaz y sólo comento algunos:

  1. Lo que resiste, apoya”. Como una forma de describir que todo lo que se contraponga a un hecho en fuerza, permite afianzarse en el futuro y dar seguridad a sus elementos (positiva o negativamente).
  2. En política el fondo es forma”. El “fondo” en los partidos lo constituyen: sus principios y bases ideológicas, normas, programas, códigos, valores, plataformas, proyectos, etc., y éstos obligan a su cumplimiento y ejecución; y la “forma” es todo lo que ayuda a la buena imagen interior y exterior de la institución. De no tener ese equilibrio “fondo y forma”, pone en riesgos la finalidad como partido y como gobierno.
  3. Puerta abierta para que se vayan los oportunistas, mal que sufre cualquier partido”. En esta frase se hace evidente su orientación hacia los que avasallan en la política, a los hipócritas y desleales de lo que no lo son, había que distinguirlos, haciendo énfasis de que es mejor que se vayan o que estén distantes del partido, pues no vale la pena conservarlos, porque en algun momento volverán a traicionar a la institución política.
  4. “En el ejercicio de la política hay que aprender a lavarse las manos con agua sucia”. Porque la política en su operación, obliga a entrar en los terrenos a veces complejos donde confluyen “buenos y malos”, y en ocasiones hay que convivir con ellos y atenderlos, puedes no estar de acuerdo o no te simpaticen, pero las circunstancias y oportunidades te los colocan enfrente y sirven para descubrir los riesgos y distinguir o eliminar lo malo a tiempo.
  5. “Sin emplear la cabeza muchas cosas se pueden hacer, menos política”. Frase valiosa que señala, que cuando alguien “emplea la cabeza”, es porque ha llegado a lo máximo de su madurez como un político: congruente, maduro, con sensibilidad, honestidad  y control emocional, características necesarias para actuar en política. Quien no las posee no sirven para ejercerla.

 

En suma,  los escritos y pensamientos de Don Jesús Reyes Heroles, todos extensos y valiosos siempre habrán de invitar a la reflexión y toman vigencia en cualquier momento de la historia, mismos que lo confirman como el político humanista y de inteligencia aguda que fue,  cuyo nombre ha quedado inscrito junto a los grandes pensadores mexicanos, a los que debe uno leer y aprender en forma obligada.

Gracias y hasta la próxima.

 

[1] Gobierno del Estado de México, (1995) Homenaje a Jesús Reyes Heroles. Antología. México.

[2] Reyes Heroles, J., (1975). Discursos políticos. “Avancemos con la sonda en la mano”, febrero1972- febrero 1975. Comisión Nacional Editorial del CEN del PRI. México.

[3] Ibid

[4] Caso, A., (1988) 4 ensayos de política, administración y empresa pública, INAP, México.

[5] Jesús Reyes Heroles, el político, el intelectual, el administrador público,