ATISBOS DE NUEVA CULTURA POLÍTICA

De extraordinaria trascendencia para todos y no solo para MORENA es el mensaje
de Bertha Elena Luján, Presidenta del Consejo Nacional de Morena dado a conocer el día de ayer 3 de marzo en la Ciudad de México que afortunadamente me compartió mi amiga Maru. Un mensaje al que de inmediato en esta madrugada de puente carnavalesco le di primera lectura y, renglón tras renglón, para asombro de mi impaciente pensar crítico, una a una fue dando respuesta a preocupaciones que he pulsado desde abajo, desde el contacto que disfruto, y desde donde se capta el sentir y percepción de personas con las que convivo en mi diversa condición de vecino, ciudadano, analista, “emprendedor” forestal, usuario del “transporte” urbano, comunicador crítico, servidor público municipal crítico y simpatizante de MORENA. Del citado mensaje, en particular me llama la atención el tema de la relación partido-Gobierno, partido sociedad civil organizada y no organizada, ( que en Veracruz parece no tener pies ni cabeza)!los retos simultáneos del movimiento -partido en el sentido de consolidarse orgánica e institucionalmente, cumplir sus compromisos con millones de mexicanos y desarrollar la teoría y la práctica de la nueva forma de hacer política, los primeros pasos de la IVT y su perspectiva ( provocación oportuna e inteligente en la conferencia de Jesús Ramirez Cuevas en la UNAM) . Los riesgos de verse rebasado por la izquierda, los adversarios insepultos, etc, Temas estos y otros que he conversado hace unos meses con mi hermano y compañero de lucha social desde temprana edad, HOMERO Gonzalez Medrano, él sí militante de MORENA y Diputado al Congreso Local de Baja California Sur. En fin, el mensaje de Bertha Elena Luján, llega como aguacero en el desacierto cuando en paralelo a tareas donde se es gobierno, puntean – Me parece- las desviaciones de siempre , los problemas de unidad y de falta de claridad sobre la IVT. El citado mensaje amerita una eficaz difusión, lectura y diálogo público reflexivo y desde luego la respuesta inmediata a las tareas prioritarias a las que convoca empezando por un intenso diálogo interno de la más poderosa y joven organización. Por mi parte y desde mi modesta contribución seguiré observando como lo vengo haciendo en redes sociales y en mi blog escribiendo sobre estos temas y otros paralelos. Hacerlo es placer muy parecido al de hace 50 años cuando irrumpimos en la vida nacional desde la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en un ambiente que trato de describir ( disculpen el comercial) al inicio de mi ensayo publicado por la UNAM en la reciente obra editorial de aniversario “1968 Aquí y Ahora” página 305-322.