Noviembre de 1989: caída del muro de Berlín y asesinato de la UCA: 30 años

El año de 1989,  fue muy complejo en todos los sentidos, a nivel mundial como nacional, eran los primeros meses del gobierno el Presidente  Dr. Carlos Salinas de Gortari, producto de un fraude electoral, había llegado al poder ejecutivo federal. En el mundo el primer gran impacto fue la masacre que el Gobierno del Partido Comunista Chino, en contra de los estudiantes de la Plaza de Tiananme, en ese verano. Para el otoño, muere a los 93 años una líder comunista de la Republica Española, Dolores Ibárruri, 1895-1989, mejor conocido como la Pasionaria. Pero el acontecimiento más impactante fue la caída del muro de Berlín, el ocho de noviembre de ese años. Días más tarde en la Republica del Salvador, son asesinado seis religiosos de la Compañía de Jesús SJ y su cocinera junto a su pequeña hija de 16 años.

Ese noviembre de 1989, como estudiante de la facultad de Historia de la Universidad Veracruzana, un grupo de alumnos participamos en el XIII Encuentro Nacional de Estudiantes de Historia, en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; ahí enteramos de la caída del muro de Berlín, no entendíamos  que acontecía en las Alemanias.

En lo particular eran mis años también de integrante del Instituto de Intercambio Cultural México-URSS “José Mancisidor”  estaba bastante informado de la realidad soviética, por medio de las publicaciones que nos llegaban  desde Moscú, en ruso y español.  También  Jacob Zabludosky, portavoz del Gobierno de México junto con Televisa daban sus versiones de esos acontecimientos en Alemania federal y democrática. Nadie se imaginaba tan rápida la caída.

Con apenas con 4 años al frente del Gobierno y del Secretariado General del Partido Comunista de la Unión Soviética, Mijaíl Serguievich Gorbachov, quien en la primavera de 1985, lanzó un proyecto político para darle rosto humano al modelo soviético; Perestroika y Glasnost, dos términos: reconstrucción y transparencia, para las 15 republicas que integraban la desaparecida URSS, asi también como las naciones satélites, entendieron la urgencia de hacer cambios  desde el gobierno y la sociedad.

Al concluir la Segunda Guerra Mundial, en mayo de 1945, Alemania quedo repartida en 4, los ingreses, franceses, y norteamericanos, formaron la Alemania Federal; y la parte de los Soviéticos, se designó Alemania Democrática. En 1961, se levanto el mundo diviendolas en dos. Hasta el mismo John F Kennedy,  se sumo la lucha en contra de dicho muro; su frase histórico soy alemán.  Desde 1968, la República Checoslovaquia, los primeros intentos de democratizar, y finales de los 70’ del siglo XX, la Polonia, con Lech Walesa se logró separase del bloque soviético. Así el 8  de noviembre de 1989, se nos grabó la memoria a los ciudadanos primeros saltando el muro y más tarde con pico y palas derribando el muro.

Otra gran acontecimiento que cimbró al mundo, fue el 16 de noviembre, son asesinados seis religiosos de la la Compañía de Jesús, la orden fundada por San Ignacio de la Loyola, en el siglo XVI. La Republica centroamericana del Salvador desde los inicios de los años ochentas del siglo XX, la pequeña nación tuvo su guerra civil, entre los dos proyectos económicos; socialista y capitalista. En marzo de 1980, es asesinado el arzobispo de dicha nación San Oscar Arnulfo Romero, y más años tarde, los teólogos de la Universidad de Centroamérica: Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín Barón, Juan Ramón Moreno, Joaquín López López. La cocinera Julia Elba y su hija de 16 años Celia.

             En ese noviembre, fallece una las figuras femenina de la Guerra Civil Española, Dolores Ibárruri, 1895-1989, quien murió en la ciudad de Madrid, el doce de noviembre, ya en una España, gobernada por el socialista de Felipe González.

            Ese noviembre de 1989, daba el inicio del pequeño siglo XX, que nos toco vivir.