ENMOLADAS

Lo más nefasto del gabinete del gobierno de Veracruz, lo es el secretario de salud, así con minúsculas. Una afrenta que una persona con SOBREPESO, encabece esa institución. La diabetes y la obesidad, son dos grandes problemas de salud a nivel nacional y con primeros lugares en el estado. No es lo mismo administrar varios tables, en Coatzacoalcos, que la millonaria partida del sector salud estatal. Éste mismo tiene carencias básicas y a golpeado a la población, el desabasto. El sida y el dengue, casi pandemias. El representante además de todas sus visibles carencias, es prepotente y de escasos conocimientos al respecto. Sin ideas propias, se refritea a Peña Nieto y nos receta que ningún chile nos embona, un albur que en su dicho resulta muy corriente. Sí debieran cesarlo por inepto y omiso. Pero no será, pues ya sabemos como se las gasta MORENA. 99 por ciento de adhesión y 1% de capacidad. Así las cosas.