“¿CUAL REVOLCIÓN?

Ayer se conmemoraron 108 años de iniciada la revolución mexicana, no 109 como nos hacen creer ya que la realidad, ese movimiento inicia realmente tras la partida del Gral.  Don Porfirio Díaz, quien saliera del puerto de Veracruz hacia Francia en el buque alemán Ypiranga el 31 de mayo de 1911, despedido con todo el protocolo y honores a su rango presidencial, cargo al que había renunciado, escoltado y con valla de cadetes del Heroico Colegio Militar y despedido con aplausos y lágrimas de multitud de personas civiles de todos los estratos sociales

que lamentaban su despedida.

Cierto, con anterioridad Francisco I. Madero estaba buscando el poder, creando el Partido Nacional Antireeleccionista en 1909 en el norte del país, suscribiendo el Plan de San Luis pugnando la no reelección del presidente que sacó a México del atraso, diferenciándolo de los países Centro y Sudamericanos , de los que algunos siguen en ese atraso tercermundista y ahora limosneando apoyo económico a nuestro país.

Tras la partida del General Díaz, se inician los enfrentamientos entre diversos grupos disputándose el poder, logrando tomar la presidencia Madero, que lejos de lograr la paz y armonía nacional, dejándose llevar por adivinos en la toma de decisiones, lo que lo lleva entre una de sus muchas equivocaciones, a dar un cargo relevante al militar Victoriano Huerta, mismo que en 1913 lo traiciona, lo derroca, y asesina a Madero, a su hermano y a Pino Suarez, tomando el poder que desata nuevas y más cruentas batallas. En Morelos surge Emiliano Zapata, que por cierto no era un campesino pobre, pero con el lema Tierra y Libertad, crea el Plan de Ayala, exigiendo tierras a los hacendados, logrando muchos seguidores que lo acompañan en muchas batallas, hasta que en aras de la paz, es traicionado por Jesús Guajardo que lo mata en la Hacienda de Chinameca, cerca de Cuautla Morelos en 1919. Doroteo Arango, duranguense, mata a un soldado que había abusado de su hermana y se va a la sierra, convirtiéndose en bandolero, aprovechando “la bola” para seguir a Madero y después colaborar con Venustiano Carranza  en contra de Victoriano Huerta. Previamente había cambiado su nombre por el de Pancho Villa y hay que reconocerle que atacó Columbus en Estados Unidos y fue el primero en usar aviones para la guerra, tirando bombas desde el aire. Con el país más en paz y él, retirado de la vida política y militar, es mandado a asesinar en Hidalgo del Parral Chihuahua por Álvaro Obregón. Igual mataron a Carranza y cada caudillo moría a manos del que le quitaba el poder.

Muchos murieron en las batallas y los objetivos de la revolución, siguen a la espera, pues solo han ganado quienes logran altos cargos en el gobierno sin importar lo que el pueblo sufra por carencias y desprecio, pero esos que escriben la historia nos siguen pintando a supuestos héroes, hablando de los logros de aquella justa y aprovechándose del trabajo y la ignorancia mientras prometen progreso y cambios en el país.