ENMOLADAS

Tenemos que entender los ciudadanos, que es menester nuestra participación. Los gobiernos son lejanos a nuestras necesidades, por eso hay que intervenir. De manera inmediata en el asunto de la violencia, que se manifiesta incluso en el trato común de las personas. Se entiende el nerviosismo, malestar, coraje por la situación tan crítica en el país y que a todos nos afecta de una u otra manera. Tratemos de armonizar con vecinos, amigos, familiares, conocidos, compañeros de trabajo y distanciarse de los rijosos, prepotentes que agraden a la menor provocación. Visualicemos una convivencia en paz, pues está masacre y derrame de sangre está incontenible y supera a las autoridades. Es lamentable el asesinato del diputado priista Juan Carlos Molina, de trato afable y sencillez en su manera. Ganadero exitoso e importante líder de la CNC, de gran arraigo entre la población de su zona.
Un hombre de trabajo y quien había logrado premios importantes internacionales, por la calidad de su ganado orgullosamente veracruzano. Así vemos como nadie está a salvo. La solaridad y exigencia de nuestros derechos, puede ayudarnos. Debe haber mayor reclamo, pues esto no está nada bien y menos en Veracruz.