ENMOLADAS

La Libertad de Expresión, no es una graciosa concesión sino un derecho constitucional. El líder de MORENA, no puede considerarse un Jefe de Estado. Administra para su partido, el erario de la clase trabajadora y no da cuentas. Su odio hacia la prensa, muestra a un indolente dogmático, que miente con cinismo. Que ha dividido a los mexicanos, entre chairos y fifís. Quienes reciben salario de nuestros impuestos, nos confrontan. Destinan millones de pesos, en pagos a sus chairos con bots injuriosos en las redes sociales. Cualquier demócrata sabe, cual es el valor del trabajo periódistico serio y fundamentado. Lo que es la lucha social, de grupos que no coinciden con los errores administrativos de un gobierno. En vez de señalarlos, injuriarlos, desapacerlos les escuchan y rectifican. Veo un gobernante bananero, que olvida que fue el hartazgo el que le llevó a la presidencia. Al fin sureño y más lagarto que peje, es cuentero y labioso. Estamos hasta la madre, los periodistas, de sus injurias. Sus chistorretes vulgares y comunes. De su sonrisa irónica y esa falta de respeto hacia su investidura. Esa ofensa a México, grande entre los grandes, que no merece ésta afrenta. Cuando los chairos trasladen su violencia verbal a la física, continuarán las muertes de periodistas y seguiremos siendo el país más peligrosodel mundo para ejercer, tan sublime profesión. Si no pueden renuncien!