Indiferencia oficial hacia lo verdaderamente importante

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez aparte de que está solo sufre también las consecuencias de la estrecha visión de sus colaboradores, de sus mezquindades e intrigas, pues privilegian sus pugnas internas o celos por encima de hechos relevantes que podrían dar lustre a la administración pública estatal.

Desde el miércoles pasado en el World Trade Center de Boca del Río tiene lugar un evento de la mayor importancia: la Exhibición Interamericana de Tecnología Petrolera (EXITEP), que será clausurado este viernes.

Y qué creen. Exacto, lo que están pensando: ha merecido la total indiferencia del Gobierno del Estado, no obstante que es uno de los patrocinadores y que asisten representaciones de Ecuador, Colombia, Venezuela y Bolivia así como dos delegaciones de Argentina, de las provincias de Mendoza y de San Luis, que desean invertir en el Estado, además de ejecutivos de compañías nacionales e internacionales.

Cuando se consiguió la sede se diseñó entonces un cartel promocional que decía: “El gobierno del Estado de Veracruz te invita a participar en la estrategia para el rescate e impulso más contundente para la industria del Petróleo y la Energía de México, Latinoamérica y el mundo”.

Para la organización del evento el gobierno se apoyó en el Grupo Alba, corporativo especializado en la organización de eventos de la industria petrolera. En las invitaciones a los interesados, el Director General de dicho grupo, Jalil Alba Monterrubio, a manera de motivación les recordó e informó:

“Veracruz ocupa una posición estratégica en el sector energético; contribuye de manera importante al desarrollo del país; tiene un enorme potencial en materia de hidrocarburos y electricidad, indispensables para el progreso económico y social de México. Además tiene vocación para las energías alternativas, lo que podría representar una importante oportunidad para contribuir a la seguridad energética del país”.

Impecable la argumentación. Precisa.

Con el agregado: “En el contexto actual, se han identificado tres aspectos relevantes en la entidad: el desarrollo de las cadenas productivas locales y para la industria de Hidrocarburos y Electricidad, el desarrollo de proyectos de infraestructura para la industria y la gestión del capital humano alineada a la planeación estratégica institucional del sector”.

En los paneles y las conferencias han participado y participan verdaderos picudos del país y de Sudamérica; de México, de la Secretaría de Energía, del Instituto Mexicano del Petróleo, de la Secretaría de Economía, de Petróleos Mexicanos, de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, del Instituto Politécnico Nacional y de Tenaris Tamsa.

Luego del impulso inicial oficial, de repente todo se apagó y la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario (Sedecop), representante del Gobierno del Estado en la organización, se hizo la occisa y no le dio suficiente promoción ni importancia al evento. ¿La causa? Me aseguran que porque la sede la consiguió el anterior titular de la dependencia, Ernesto Pérez Astorga, hoy senador; que porque de alguna manera es un evento “suyo” lo que no le gustó al actual titular Enrique Nachón García, quien al parecer no tiene buena relación con el primero.

Sean peras o manzanas, lo cierto, lo único cierto es que ningún funcionario del gobierno del Estado estuvo presente en la inauguración (el miércoles el gobernador Cuitláhuac García Jiménez estuvo en la Ciudad de México) y solo en dos ocasiones, solo por un momento, se ha presentado un funcionario menor, Rómulo Sánchez Velázquez, de una fantasmal Agencia Estatal de Energía.

Además, hay la versión de que algunos funcionarios que quisieron ir recibieron la orden de que no se presentaran, instrucción que atribuyen al secretario de Gobierno Eric Cisneros porque uno de los participantes es el doctor Sergio Ampudia Mello, presidente del Consejo Directivo del Grupo Promotor de la Cámara Nacional de la Industria Energética y coordinador del posgrado de Derecho Energético de la UNAM, que porque a su hermano Enrique columnas periodísticas lo han citado como un posible sustituto de Cisneros.

El evento termina este viernes a la hora de la comida y ni el secretario de Gobierno, ni el de Desarrollo Económico, ni el electricista del Palacio de Gobierno asistieron para cabildear posibles inversiones para Veracruz cuando estas para el sector en la entidad, tanto públicas como privadas, están paradas y el Plan de Negocios de Pemex para Veracruz es pírrico: plasma inversiones para iniciarse hasta 2021 y solo para estudios de factibilidad tecnológica de la región de Chicontepec y algunas reconfiguraciones para las plantas de Minatitlán y el área de derivados (fertilizantes) en Coatzacoalcos.
En lo de Tierra Blanca, el supuesto campo petrolero (reservorio terrestre), el hallazgo es marginal, no representa ni suma a las reservas probadas a nivel nacional.

En ausencia del gobernador porque no estaba en el Estado o por sus ocupaciones, nadie de sus colaboradores directos fue capaz de tomar la iniciativa de estar presente para “vender” Veracruz como el lugar propicio para invertir y hacer negocios, para decirles que el Gobierno les dará facilidades e incentivos si traen sus inversiones y crean empleos; ni siquiera la secretaria de Turismo puso una mesita para vender los atractivos del solar jarocho entretenida como anda con su turismo indígena y rural (hasta ahí llegan sus alcances).

Un desastre, pues, los colaboradores de Cuitláhuac. Pero él los defiende y los sostiene y con toda facilidad se puede decir allá él, si no es porque tanta irresponsabilidad, indolencia y valemadrismo le causa grave daño a Veracruz y a los veracruzanos.

El panorama económico para el Estado, para lo que resta del año y para todo 2020, es sombrío, como lo comenté en la columna de ayer, por los recortes del gobierno federal. Y de agregado, lo que hoy comento. Quién sabe qué maldición padece Veracruz.

Y para compensar, multas injustificadas

Me dijeron: ayúdenos, dígale a la gente que nos obligan, que no queremos hacerlo, pero que entiendan que tenemos familia y necesidades como todos y que si no lo hacemos nos corren.

Policías de tránsito y vialidad (creo que así les llaman ahora a los antes agentes de tránsito) recibieron la orden de, con el menor y cualquier pretexto, levantarles infracciones a todo el que puedan y aplicarles las multas más altas para generar ingresos al gobierno del Estado vía la Secretaría de Finanzas y Planeación. Por eso han montado retenes a las entradas/salidas de la capital y en puntos estratégicos.

Son conscientes los agentes: crea que nos duele, sobre todo con los más pobres y humildes. No es justo. Hace días a un pobre vendedor le tuvimos que quitar su camioneta y en lo que demostró que era suya, en el corralón por una semana que la tuvieron le cobraron quince mil pesos, me dijeron.

Tan están en contra de la medida que me solicitaron alertar a todos para que no den motivos o aparentes motivos para que los detengan, porque si lo hacen les inventan cualquier infracción con una multa segura.

Siguen la prepotencia y el derroche

En @EspejodelPoder se compartió ayer: “¿Por qué estoy enojado sí voté por ellos? Esperaba que la prepotencia y el derroche realmente hubieran quedado atrás: Adalberto Tejeda”. Adalberto Tejeda Martínez es un prestigiado académico e investigador de la UV, una voz muy respetada.

Lector, hago puente, esto sigue igual, o peor. Nos encontramos el martes.