LA CONCORDIA

La concordia debe llegar. La unión de los mexicanos, más que nunca, tiene que estar presente. Sin ser catastrofista, debemos estar unidos pues vienen pruebas muy duras para todos. La solidaridad de nuestro pueblo, pasará todavía por pruebas difíciles. La extrema violencia que nos abate y que no cesará en lo inmediato. Los eventos naturales que ya se dan, como los incendios forestales, la escasez del agua y enfermedades graves inherentes a ello. En los graves terremotos que hemos padecido, se ha rascado la tierra para encontrar los cadáveres de las víctimas y rescatado con vida muchos más. Sin distingo de clases, la unidad ha sido vital para confrontar la tragedia. No podemos permitir que esa fortaleza se venga abajo, por divisiones políticas. Desgraciadamente el nuevo régimen se empeña en la separación, a través de la división de clases: fifís-chairos o ricos y pobres. Esto es muy delicado viniendo de un mandatario, que debe guardar y hacer guardar el orden social. Tristemente núcleos sociales se han distanciado- incluso con rispidez- por no estar de acuerdo en el tema. Tratemos de rescatar la paz y tranquilidad perdida. *** Llegaron con odio manifiesto. Sus actitudes, ya en el gobierno, han sido de desprecio y altanería. Me canso ganso es un mal ejemplo para todos los gobiernos, sobre todo emanados del partido en el poder. Esto se hace, pésele a quien le pese; este bien o mal hecho; cueste lo que cueste; se queda porque se queda aunque no funcione. Entramos en una anarquía lamentable. Así no se gobierna, hay normas. Entendemos los años de lucha para alcanzar el proyecto y la entereza, persistencia de su líder. El trastorno de verse despojados de la presidencia y el desgastante combate frontal, con la partidocracia. El enojo es comprensible, pero no todos somos culpables. Han barrido parejo. Si hay grupos corruptos en todas las instituciones, pero no son todos. La crucifixión ha sido en general. No es justo. *** En Veracruz, todo un martirio, el gobernante copia todo de su tlatoani. Sobre todo en el engaño, la simulación. Los proveedores de gobierno se quejan, que el gobierno paró el pago a estos y a los empresarios, aun cuando el gobernador se comprometió públicamente hacerlo. Que el secretario de Finanzas ya tiene el dinero, simularon pagar y lo detuvieron. La contralora se hace la desentendida. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.