Juan Antonio Nemi, ningún juez lo ha exonerado, solamente no lo vincularon a proceso; pero lo vincularán

Juan Antonio Nemi, ningún juez lo ha exonerado, solamente no lo vincularon a proceso; pero lo vincularán

Lo repetimos porque es necesario. En Libertad bajo Palabra no tenemos temas personales con nadie y por lo mismo no aceptamos reclamos personales. En caso de que alguien se sienta aludido por alguna de nuestras notas siempre tendrá derecho de réplica; pero no aceptamos reclamos, intimidaciones, imputaciones de nadie. Esto lo decimos porque nos toca informar que nuevamente Juan Antonio Nemi Dib le vio la cara de tontos a varios medios. El exfuncionario duartista, exsecretario de Salud se fue tomar un café lechero a la Parroquia de Xalapa a pregonar que un juez lo había declarado inocente, y que por ello ya estaba libre de prisión. En medio de su lechero dijo: “Se demostró que fui injustamente acusado, con pruebas falsas, que fui incorrectamente vinculado a proceso, fui privado 15 meses de la libertad por delitos que no ameritaba prisión y que finalmente las motivaciones que me llevaron a la cárcel eran de carácter político y no la búsqueda de justicia”. Pero el caso es que Juan Antonio Nemi lo que consiguió fue que un juez revocara su vinculación a proceso, es decir, desde el criterio del juez la fiscalía no presentó las pruebas suficientes como para mantenerlo retenido en lo que su proceso se lleva a cabo. Se informa de última hora es que el fiscal anticorrupción ya tiene las pruebas suficientes y está por presentarlas, por lo que Toño Nemi podría ser vinculado a proceso nuevamente. Por supuesto se respeta la presunción de inocencia en su caso, y de momento no se le puede considerar culpable, pero su carpeta de investigación sigue abierta.

Sí se dan cuenta en el gobierno federal de los desatinos de Cuitláhuac en Veracruz; vocero de la Presidencia ya dijo, se le medirá con la misma vara

Se infiere, por las respuestas de Jesús Ramírez Cuevas, que en el gobierno federal ya se dieron cuenta de los desatinos de Cuitláhuac García como gobernador de Veracruz. Desatinos que han sido más que evidentes, pues el propio López Obrador fue testigo del abucheo que se ganó el gobernador veracruzano de su propio partido. También se dieron cuenta del fallido juicio político contra el fiscal Jorge Winckler, antes se enteraron del chinamecazo, de los reclamos de los diputados morenistas, del nepotismo, de que Veracruz es número uno en secuestros y feminicidios, de las promesas falsas de bajarse el sueldo. Tal vez por estar enterado de todo esto, Jesús Ramírez Cuevas, Coordinador de Comunicación Social de AMLO, se abstuvo de verse triunfalista en la entrevista que le hiciera Oliva Radio. Cuando le preguntaron sobre cómo veía el gobierno de Cuitláhuac en Veracruz, Ramírez Cuevas fue escueto y cuidadoso. No dijo que Cuitláhuac era un gran gobernador, un gran administrador, un hombre de palabra. Simplemente dijo: “Hay que demostrar con hechos que se trabaja en beneficio de la gente, que se es eficaz y que se atiende los problemas de las entidades”. ¿Por qué dijo eso? Porque en Veracruz los hechos muestran que no se ha trabajado en beneficio de la gente. El vocero de la Presidencia también dijo que un funcionario de Morena, como es el caso del Cuic, está más obligado a cumplir, porque a él y a todos los gobernadores se les va a medir con la misma vara.

Señores empresarios, ¿ya les pagó Cuitláhuac? ¿Ya se dieron cuenta que sólo los utilizó? ¡No digan que no se los dijimos!

Se los advertimos a tiempo, pero se nos quedaron mirando feo. Cuitláhuac García no es hombre de palabra. ¡Que levante la mano a quien le haya quedado mal! Muchas manos se levantarían. Los empresarios le creyeron a Cuitláhuac Garcia cuando éste les dijo que iba a liquidar las deudas que había contraído el gobierno con ellos. Se emocionaron los empresarios, de sus ahorros compraron un reloj para mostrar los minutos que faltaban para que saliera el gobierno de Yunes Linares. El último día del bienio anterior hasta hicieron fiesta, dieron atole, gorditas y soltaron gritos de repudio a un gobierno que no pagó las supuestas deudas. Una vez que entró el nuevo gobierno, encabezado por un morenista, los empresarios hicieron fila, se sobaron las manos, algunos ya estaban haciendo planes para ver en qué se iban a gastar ese dinero; hubo quienes ya se veían en las Baleares, gozando de unas merecidas vacaciones. Pero oh sorpresa, no le pagaron, no les han pagado ni se ve para cuándo les pagarán. Lo que es peor, al parecer no los han buscado para contratar sus servicios, pues esos enjuagues los lleva el primo incómodo y ese tiene sus propios proveedores y contratistas a los que les podrá sacar más del 20% de moche. ¡No digan que no se los dijimos!

Armando Ortiz                                                           aortiz52@hotmail.com