ENMOLADAS

La necedad de los pasados gobernadores, de imponer sujetos desacreditados y cómplices del hampa trastorno la seguridad del Estado. No quisieron escuchar las voces, que pedían se removieran a tipos de dudosa capacidad y honestidad. Así Veracruz entró a la lista de los más violentos y sangrientos. A Fidel, Javier y Miguel (trío diabólico) les debemos esta gran fosa, la más grande a nivel nacional. Hoy Cuitlahuac se empeña en sostener a un sujeto, estulto y déspota encargado de la seguridad que da pena ajena. Muy valiente para entrar a una escuela empistolado, pero muy reducido para enfrentar a la delincuencia. Así no.