“SIN LEY Y CON PERDON”

Lo escuché, lo leí y no lo podía creer; los legisladores modificaron el código penal y en la clasificación de delitos, colocan como delitos no graves el robo a casa habitación, el abuso sexual a menores de edad, la desaparición forzada entre otros que otros delitos que ponen en grave riesgo a la ciudadanía y por otra parte califican como delitos graves, el llamado huachicoleo o sea el robo y comercialización ilegal de gasolinas, el robo al erario y la corrupción.

Que simpáticos los nuevos legisladores, que teniendo un partido mayoría en el congreso, ahora quieran defender, proteger, exonerar y perdonar a delincuentes comunes y peligrosos calificando sus delitos como no graves que podrían alcanzar libertad bajo fianza y hasta libertad completa.

Ya quisiera ver a uno de esos cómicos, actorcillos, periodistas amarillistas, deportistas y líderes de sindicatos corrientes, que tuvieron el tino y suerte  de que con un voto ignorante y hepático, llegaran a ser diputados sin tener la mínima noción de las leyes ni del derecho constitucional y que ahora están legislando y modificando leyes con un sinnúmero de ocurrencias y disparates poniendo a la ciudadanía en grave riesgo. Como decía, quisiera ver a cualquiera de ellos como víctima del robo en su casa, con pérdida de objetos y valores que con gran trabajo se hace una persona común o bien que uno de esos sicópatas agrediera y violara a alguno de sus hijos o a la esposa y hasta su madre si es que la tienen o bien que saliendo de la cámara, fueran  secuestrados para pedir un rescate y en el inter de la negociación fueran golpeados, amarrados, y encerrados a pan y agua y si por casualidad y sólo casualidad porque las policías, investigadores y autoridades ministeriales, poco resuelven delitos y menos investigan a menos que se les de para la gasolina, el refresco y la torta a más de los moches que piden los secretarios y reitero, si por casualidad detienen a los culpables, va a resultar que con un “usted disculpe” salgan libres sin penas que cumplir y con el riesgo de la venganza por haber sido denunciados.

Que el peculado y huachicoleo sean delitos graves, nadie lo pone en duda ni es criticable, pero los demás delitos que minimizaron, es una cachetada al ciudadano que con esfuerzos se gana el pan cotidiano, para la niñez que queda siendo lábil queda expuesta a los bajos instintos de enfermos mentales y el ciudadano de cualquier edad, sexo y actividad, que es secuestrado a cambio de una recompensa muchas veces impagable y que aun cuando se pague, muchas veces no regresan vivos.

Señores legisladores, al menos lean las leyes y analicen hasta donde su pobre e ignorante cabecita les de, y no las anden modificando a lo tarugo, que ya de por si vivimos en un país inseguro y sin ley.