“LOS ABUSOS DE CAXA”

EDITORIAL               DR. CARLOS BRAVO M.              19-7-18

“LOS ABUSOS DE CAXA”

Para los que no la conocieron o no recuerdan la estación de autobuses ADO, estaba hace años en la avenida Ávila Camacho, a un lado del monumento a la madre y era muy cordial, muy buena atención desde la venta de boletos y hasta podías despedir a los viajeros en la puerta del camión. Cuando se inauguró la central de autobuses de Xalapa, que albergaba las líneas de Autobuses de Oriente, Autobuses Unidos y otra línea que iba a Córdoba-Orizaba se sintió mayor movilidad, los viajantes se podían dejar o recoger a la puerta de la sala de espera y hasta detenerse un breve tiempo o circular rodeando el estacionamiento en lo que llegaba el autobús y las personas salían de los andenes y eso no implicaba obstruir el tráfico, además en la parte baja, se podían tomar taxis controlados, que aunque eran más caros, el costo no era tan abusivo y estaban al pie de la estación, incluso el estacionamiento tenía una cuota preferencial por estacionarse 10-15 minutos, pero la ambición y deshumanización de los servicios fueron cambiando las políticas, poniendo primero obstáculos para evitar circular alrededor del estacionamiento, se impidió estacionarse en la acera de negocios y restaurantes, lo que les ha afectado la economía, poco tiempo después impidieron esperar a los viajeros que llegaban, obligando a los vehículos a entrar al estacionamiento que quitó la cuota preferencial y subió sus costos. Los taxistas controlados también incrementaron sus costos, por lo que mucha gente empezó a caminar hacia la avenida, jalando sus maletas para tomar un taxi con un precio más justo, además de que esos taxistas fueron obstruyendo la circulación al estacionarse en largas filas por largo tiempo esperando pasajeros, por lo que al no tener ocupación continua, quieren recuperar su falta de ganancia con los pasajeros dentro de la estación.

Los administradores de la central lejos de hacer más cordial y amable la salida y llegada de viajeros, han ido colocando vallas y obstáculos a lo largo del camino de entrada y salida, de tal manera que una vez que se ingresa, no hay manera de retornar y se obliga a ingresar al estacionamiento o salir a la avenida y lo más reciente es que esas largas filas de taxistas, lo mismo están en la parte baja donde antes se abordaban, que en la parte de descenso de viajeros en la parte alta, obligando a los vehículos particulares a hacer largas filas, perder el tiempo arriesgando a no tomar el autobús y haciendo que quienes parten o llegan, tengan que cargar su equipaje saltando taxis y haciendo malabares. Verdaderamente es una falta de respeto a los usuarios, un afán desmesurado de ambición y un pésimo servicio tanto de la administración de la central camionera como de los taxistas ahí apostados. Lo peor de todo es que siendo zona federal, no hay autoridad que obligue a cambiar sus pésimas acciones y mal servicio. Qué vergüenza de Central Camionera de Xalapa y de administradores.